Museo de Arte Contemporáneo de Valdivia y Fundación Huilo Huilo finalizan programa de talleres artísticos para niños de Neltume con una exhibición de sus trabajos en el MAC

Museo de Arte Contemporáneo de Valdivia y Fundación Huilo Huilo finalizan programa de talleres artísticos para niños de Neltume con una exhibición de sus trabajos en el MAC

by , 05/07/2016

Con el objetivo de acercar a los niños al arte y a la naturaleza, este sábado se realizó en el Museo de Arte Contemporáneo de Valdivia (MAC Valdivia) el taller final del programa de arte y creación infantil para los alumnos de las escuelas Tierra Esperanza y Francisco de Asís, ambas de Neltume. Los talleres fueron impartidos por el Área Educativa del MAC en alianza con Fundación Huilo Huilo.

Este sábado 25 de junio se realizó la última sesión de los talleres artísticos para niños de Neltume que impartió el Área Educativa del Museo de Arte Contemporáneo de Valdivia (MAC Valdivia) en conjunto con Fundación Huilo Huilo. En el programa participaron 2 profesores de arte y 22 niños de entre 6 y 12 años, de las escuelas Tierra Esperanza y Francisco de Asís, de Neltume.

Muestra de trabajos

Durante la jornada los niños conocieron las dependencias del museo y las muestras en exhibición, para luego comenzar con la sesión práctica con el fin de reinterpretar tanto las obras como el paisaje valdiviano. Por la tarde, los alumnos tuvieron una visita guiada al Jardín Botánico de la Universidad Austral para conocer las diversas especies endémicas del país y otras especies representativas de la flora mundial. La sesión finalizó con una exhibición en la sala Roberto Edwards del museo de todos los trabajos realizados por los niños durante el taller. Además, se llevaron de regalo reproducciones de obras de arte de Matisse, Van Gogh y Monet y un catálogo de artistas contemporáneos chilenos.

Visita Botánico

El objetivo del taller artístico -que comprendió 3 sesiones teórico-prácticas, dos de las cuales se impartieron en la Reserva Biológica Huilo Huilo- fue generar vínculos a temprana edad con el museo, el arte, el lugar donde viven y su paisaje. Además, motivarlos y realizar reinterpretaciones de obras de grandes pintores y establecer nexos entre obras universales y la región. De esta manera, los alumnos exploraron y experimentaron con diversos materiales y soportes, diferentes técnicas y lenguajes visuales en la creación de sus obras.

Alejandra Cofré, docente y artista visual del Área Educativa del MAC Valdivia, expresó que “esta conexión con Fundación Huilo Huilo es muy interesante, ya que el MAC y Valdivia se caracterizan por su paisaje y vincularlo con la Reserva Huilo Huilo, que su principal atractivo es su naturaleza y su ecosistema, pienso que el vínculo no pudo ser más acertado. Nos vamos muy contentos y satisfechos al ver los resultados de los trabajos de los chicos porque vimos que para su edad es bastante avanzado. Supieron trabajar y apreciaron el entorno, la técnica y los conocimientos que entregamos”.

Betsy Pinilla, profesora de la Escuela Francisco de Asís de Neltume, indicó que “este programa me gustó muchísimo porque acerca a los niños a la naturaleza, los hace reflexionar en torno al cuidado de la misma y al arte. Es súper bueno y entretenido para los niños, los relaja. Yo también aprendí nuevas técnicas y metodologías, en conjunto con los niños, y las estoy aplicando con mis alumnos”.

Salem Muñoz, alumna de séptimo básico  de la Escuela Tierra Esperanza de Neltume dijo que “me gustó mucho este taller porque, además de enseñarnos más de la naturaleza de nuestra zona, pudimos aprender técnicas para el arte y a darle vida a los materiales que recolectamos del bosque. Me gustó conocer la vida de los pintores clásicos y los diferentes usos del color”.

Este programa artístico busca integrar a una comunidad que no tiene acceso a las actividades culturales de la capital regional, ya que se encuentra en la zona cordillerana de la Región de Los Ríos, mezclando el arte y el desarrollo cultural de los niños junto al reconocimiento de su propio patrimonio natural.

Fotografías: Alejandra Cofré