Libro y exposición revela diversidad de helechos de los Bosques Húmedos Templados del sur chileno

Libro y exposición revela diversidad de helechos de los Bosques Húmedos Templados del sur chileno

by Consuelo, 21/07/2017

Durante la primera fase del estudio se realizó un  herbario, el que contiene todo el material que se recolectó en la zona entre los lagos Pirihueico y Panguipulli de la Región de los Ríos, para luego convertirlo en un importante tomo de registro y de consulta.

Bosques casi impenetrables son los que se aprecian en la Selva Valdiviana, la que alguna vez incluso Neruda describió en sus poemas. En ella, a lo lejos se divisan tupidos e inconfundibles árboles nativos. Sin embargo, quienes se erguían gigantescos cuando sólo existía la Pangea eran otros, según explica el connotado naturalista Juan Carlos Johow, en la segunda edición del libro Helechos del Bosque Templado Patagónico, que realizó junto al ilustrador Francisco Ramos, bajo el alero de Fundación Huilo Huilo. “Los helechos son las primeras plantas vasculares que existieron,  ya estaban en la tierra hace 180 millones de años, cuando aún ni las dicotiledóneas ni las coníferas aparecían, y eran muy grandes”, explicó el naturalista.

Esta investigación se materializó hace siete años y el 2017 volverá a ser lanzada debido a su éxito, claro que esta vez acompañada de una exposición de todas las acuarelas logradas en el estudio, la cual tendrá lugar en el Centro Cultural Casa Prochelle I el día 25 de julio a las 19:30 hrs.

Según Johow, “el valor que tiene esta reedición es que nadie en la región hasta ahora se había preocupado demasiado por el tema, fue la primera vez que se hizo un registro. Y ahora se encontraron algunas especies más”.

En tanto, para Fundación Huilo Huilo esto es de suma importancia tanto para quienes viajan hasta Los Ríos,  como para los científicos. Rodolfo Cortés, director ejecutivo de la entidad afirmó que es uno de los pocos materiales de consulta donde se puede identificar y aprender sobre la flora endémica de la zona. “Luego de años hemos descubierto aún una mayor cantidad y hemos querido difundirla a la comunidad, y ahí es donde nace la idea de realizar la segunda edición, para actualizarla  y seguir poniendo en valor nuestro patrimonio. Estamos seguros que será un éxito, tal como lo fue hace siete años”.

Cómo se realizó

Francisco Ramos, quien lleva 40 años ilustrando publicaciones educativas y científicas, relata cómo se lleva a cabo esta conjunción del dibujante con el naturalista. “Juan Carlos prefirió que hiciéramos la colecta juntos, así que pasamos una semana recorriendo la Reserva y buscando, encontrando, registrando fotográficamente y haciendo bocetos de los helechos que se encontraban en sus diferentes ecosistemas. Algunos los encontramos, otros nos fue imposible, pero tuvimos algunas sorpresas”.

Además recalcó que “es el científico quien describe y destaca los aspectos que se plasman en cada dibujo, su color, forma, detalles, características de crecimiento y hábitat. El ilustrador nunca es el especialista en ciencia, pero debe estar capacitado para entender el lenguaje técnico y las explicaciones doctas, son demasiados temas los que debe enfrentar el dibujante”.

Unión de dos disciplinas 

El arte se mezcla con la ciencia en esta muestra, pues toda la información recopilada por el naturalista, en este caso por Juan Carlos Johow,  se expresó e interpretó a través del detallado trabajo de quien tiene a cargo la labor de entender al botánico con la técnica artística de la acuarela.

“Helechos del Bosque Húmedo Templado Patagónico en Huilo Huilo” constituye una oportunidad para conocer la diversidad de esta especie vegetal, la que también fue el alimento que permitió la existencia de los animales herbívoros y luego la de sus depredadores antes de que el hombre poblara la Tierra.

Los helechos

Los helechos son un indicador de un bosque en buen estado de conservación, son también fósiles vivientes. Dominaron la flora del período carbonífero, que transcurrió entre los 360 y 295 millones de años antes del presente. Están dispersos por todo el mundo. Se reproducen por esporas que son muy volátiles. Donde encuentran humedad se establecen, aunque algunos se han adaptado a partes más secas. Se encuentran por todos lados, adornan el suelo, los troncos y ganchos de añosos árboles, tanto vivos como ya caídos, los farellones rocosos de los ríos y cascadas, y trepan incluso hasta el límite de la vegetación, en las alturas de los cerros y entre la lava volcánica