Switch Language

Un destino de magia, deporte aventura y naturaleza silvestre

Un destino de magia, deporte aventura y naturaleza silvestre

by Javiera Epple, 26/06/2018
Huilo Huilo es una reserva biológica, un espacio de bosque nativo, de animales libres, de magia, turismo sustentable, arquitectura única, deportes outdoor y conservación.
Se levanta en la región de los Ríos, cerquita de la cordillera de los Andes, a los pies de un Mocho-Choshuenco de nieves eternas, a la calma del lago Pirehueico, maravilloso. Es y está entre Neltume, pueblo histórico cuyo nombre significa “ir a la libertad”, y Puerto Fuy una localidad de playa, el principio del puente invisible que nos conecta con la Argentina.
Huilo significa coligüe, Huilo Huilo: lugar de muchos coligües. Empezó como un sueño, como una idea loca que ha ido tomando fuerza hasta desembocar en lo que hoy conocemos como un proyecto maravilloso, el que se levanta sobre tres verdades irreductibles: conservación, inclusión de la comunidad y desarrollo del turismo sustentable.
Dentro de las iniciativas de conservación, el que nos mueve nuestro corazón verde es el “Proyecto Huemul” que nos recuerda que debemos hacernos cargo de permitir un futuro para animales que hoy están en peligro de extinción. A esta iniciativa se suma el proyecto de conservación de la ranita de Darwin y otro proyectos de investigación relacionados con el ecosistema de la zona, como helechos, mariposas, flora y otras especies que habitan en esta reserva de la biósfera (declarada por UNESCO en 2007) . Bajo el lema: “Conocer para valorar, valorar para conservar”, la Fundación Huilo Huilo, una organización sin fines de lucro, ha trabajado sin pausa,  como el mismo río Fuy que avanza infinito desde el glaciar al mar, movida por el amor a la naturaleza y por la necesidad de hacer cambios tangibles en el paradigma sobre el que se estructura nuestra sociedad actual.
Así va migrando la zona desde lo forestal a lo turístico, valorando y entendiendo la energía de los bosques, abriéndose a que otros -que están en las ciudades- puedan volver a conectarse con la tierra y ayudando a conservar uno de los pulmones del mundo. Esto además se ha ido complementando con los deportes al aire libre, el rescate de la cultura local, la gastronomía y la vida sana.
En Huilo Huilo hay cabalgatas, hay senderos de diferentes niveles de dificultad, puede hacerse rafting, navegación y kayak, hay uno de los canopy más largos de Sudamérica, se puede esquiar durante todo el año, hay motos de nieve, paseos en pisten, hay un glaciar, en Huilo Huilo hay un teleférico, dos viveros, circuitos de mountain bike, rutas de enduro, rutas educativas, hay puentes colgantes, hay miradores, hay hadas, duendes, esculturas. Hay magia en Huilo Huilo.
En fin, un poco de lo que somos, de lo que hacemos, de lo que sopla el viento de nuestros sueños, de nuestras alas verde bosque, de nuestro proyecto que está lejos de ser perfecto, pero que avanza con la idea de hidratar la capacidad de asombro de los viajeros, de cautivar con la creatividad del hombre nuestro amor por la naturaleza y de ser un canal donde quienes nos visiten puedan reconectarse con la tierra y su energía maravillosa.