Switch Language

¿Viajas en otoño?

¿Viajas en otoño?

by Javiera Epple, 12/04/2018

El otoño es de las estaciones más mágicas, sobre todo si eres amante de los colores, de la fotografía y de las buenas conversaciones junto al fuego. Te dejamos una lista de las experiencias que te esperan este otoño en Huilo Huilo

¿Qué hacer? ¿Qué ver? ¿Qué vivir?

Vivir un otoño en Huilo Huilo es sinónimo de paseos bajo la lluvia, de tardes de masajes y sauna, de noches abrazados. Ya empezaron a aparecer las primeras pistas de esta estación que el poeta Elicura Chihailaf denomina “La luna de los brotes cenicientos”  y sin duda hasta la segunda o tercera semana de mayo el bosque va a teñirse de esa magia y misticismo. Les dejamos algunas de las experiencias que los esperan si deciden venir a recargar energía a los bosques maravillosos del sur.

El mínimo -mínimo- de días para poder disfrutar con calma de este destino son tres. El primero para bajar el ritmo y entender donde estás, el segundo para afinarte a esa vibración y realmente desconectarte del ajetreo y la carga con la que llegas, y el tercero para respirar, despedirte y con el corazón contento emprender el camino de regreso a tu vida.

 

El otoño se esparce por el bosque nativo tiñendo todo con su viento anaranjado. Cuando llegues, deja tus cosas y nada de descansos ni de celulares: ¡Tienes que salir a recorrer el lugar! Date cuenta de dónde estás, intenta aprender las lecciones de la naturaleza, déjate sorprender por la arquitectura, la madera, las ventanas. Sube al mirador de Nothofagus Hotel y Spa a encontrarte con el bosque nativo, visita el Reino Fungi, enamórate de la Montaña Mágica y de cómo le canta el Chucao y el Chincol (si andas con hambre no dejes de probar la torta de tres leches que ofrecen en la cafetería).

 

Después de haber descubierto los rincones y las betas de todo el complejo principal, visita los senderos próximos a los lodges: el Salto La Leona y el Sendero de los Espíritus. No te olvides de llevar tu cámara y una buena chaqueta. El otoño del sur es frío, pero de ese frío rico, húmedo, que basta con una buena bufanda roja para disfrutar sin problemas. Descubre los caminos que conectan los lodges con las cabañas, visita la cervecería, disfruta de un rica pizza, sigue hasta “El Bosque de los Ciervos”, pasa por el “Criadero de Jabaliés”, déjate asombrar por el museo -su cultura, sus colecciones-. Si viajas el fin de semana aprovecha de subirte al Teleférico Cóndor Andino y mirar la vida desde una perspectiva diferente.  Vas a volver medio cansado de esos paseos. Son sus buenas horitas de caminar.

 

 


El segundo día va a tener que ser intenso si es que quieres aprovechar bien tu estadía. ¿Te gustan los deportes outdoor o prefieres la cultura? Vas a tener que saber elegir cuál es tu camino. Entre las alternativas destacamos especialmente el Canopy Vuelo del Cóndor, uno de los más largos de Sudamérica que mezcla adrenalina y vistas maravillosas. Si eres amante de la fotografía TIENES QUE ir a ver la Pampa Pilmaiquén, los ñirres se tiñen de rojo haciendo del paisaje algo conmovedor e inolvidable. Si te gusta pedalear puedes elegir hacer una de las rutas de Mountain Bike o atreverte a probar nuestras pistas de Enduro. Si amas pasear a caballo aprovecha de darte una vuelta por la Reserva eligiendo las cabalgatas Mañío o Tranca del Toro. Vuelve a almorzar al restaurante del Nothofagus y no dejes de acompañar tu postre con un espresso(son deliciosos).

 

En la tarde toca relajo. Merecido relajo. Tenemos dos SPA: Lawenko Spa y Spa Holísitico. Puedes elegir masajes con chocolate, con piedras calientes, Chiat Su, masaje tailandés en cama de trigo, reflexiología, masaje con palos de bamboo. En fin, lo que tu mente y cuerpo necesiten para volver a la armonía. Después del masaje toca un ratito de sauna, ahí tienes que ver si prefieres sauna seco o húmedo y finalmente jacuzzi y piscina temperada. Para cuando salgas de este ritual de relajación, te esperan salones maravillosos que con la chimenea prendida te invitan a escuchar la lluvia disfrutando de un Huilo Huilo Sour o una cervecita Petermann o un buen vinito tinto con un picoteo de quesos delicioso.

 

El tercer día empieza con el Salto Huilo Huilo, un clásico e imperdible que debes visitar. La magia de esa cascada infinita que no deja nunca de caer, nos recuerda la importancia del agua; del agua de la vida: con ella todo, sin ella nada. Un sendero que se dibuja por entre Coihues enormes -catedrales de nuestra América- y que te lleva hasta pararte frente a este gigante colosal de agua dulce que conocemos como Río Fuy. Sigues por la ruta de los saltos hasta El Puma, otra maravilla de la naturaleza que esperamos no se canse nunca de saltar.

 

. Agua de la vida Con ella todo Sin ella nada. . .🙌🏼🙌🏼🙌🏼🙌🏼🙌🏼🙌🏼 . . . Cuando los remolinos de la vida nos enfrentan a la energía del agua en su forma de río que baja desde las montañas, nos enseña desde su fluir algo sobre la entrega. Una entrega absoluta, la libertad de una caída, de soltarse por completo, quedando a merced de la gravedad y sus impactos. . . . En Huilo Huilo hay varios saltos de agua, todos maravillosos, sorprendentes. Y custodiados por guardianes invisibles. 👀🧚‍♂️🧚‍♀️ . . Este el Salto Huilo Huilo, en la imagen -escondida- está el hada de la cascada. . La casc-hada. La magia es la naturaleza. Los guardianes somos nosotros todos 🙌🏼💧 . . #aguadelavida #belikewater #saltohuilohuilo #huilohuilo #descubrelosrios #chiletravel #travelchile #viajaxchile #waterfall #turism #surdechile #patagoniarainforest #marcachile #bosquenativo #nature #mothernature #instachile #youhavetoseeit #magia #desdehuilohuilo

Una publicación compartida de Huilo Huilo (@reserva_huilohuilo) el

Antes de irte debes hacer una parada por Neltume, admirar las esculturas del Parque Kumûn y darte el tiempo de descubrir el trabajo de artesanos y artesanas que han sabido darle valor a su patrimonio cultural haciendo hablar a la madera, al fieltro, a los materiales nobles. Ahí puedes encontrar algún recuerdito para llevarte, que hable de lo que fue tu estadía en este universo silvestre de magia y conservación que dicen -las hadas, los duendes- que se llama Huilo Huilo.

*Si todavía te quedan energías y tiempo visita Puerto Fuy ¡Es maravilloso! Súbete al nuevo transbordador que te llevará hasta Puerto Pirehueico, un paseo inolvidable donde sientes que estás casi en Jurassic Park, la naturaleza intocable en su máxima expresión. En realidad, creo que tres días es poco y quedan tantas tantísimas otras cosas por hacer ¿Como cuáles? Pues descubrelas aquí